CRISTALES PROTECTORES PARA NUESTRO HOGAR.






“ En un cristal tenemos la clara evidencia de la existencia de un principio vital formativo, y aunque no podamos entender su vida, un cristal es, no obstante, un ser vivo “

Nikola Tesla, 1900

Nuestro hogar, su estado y decoración son un reflejo de nuestro propio estado interior o del grupo de personas que en él residen. Colocando las gemas de forma estratégica, pueden equilibrar las energías y las emociones. Además de ofrecer protección y limpieza, van a extraer la energía negativa y restablecer el flujo energético.

Dentro de nuestra casa nos encontramos con una gran cantidad de elementos que la integran, los cuales van a emanar energías de distintos tipos: muebles, lámparas, plantas, mascotas, la luz de los distintos espacios, estado de ánimo y energía de los habitantes de la casa. Este conjunto de circunstancias van a conformar el campo energético específico de nuestra casa, que va a derivar en un buen o mal feng shui.

Los minerales nos van a permitir equilibrar todas las energías, potenciando algunas zonas y suavizando otras en función de lo que haga falta.

Si colocamos las piedras y cristales de una forma estratégica ayudan a equilibrar energías y emociones.


Los cristales irradian energía. Y a esa vibración podemos utilizarla para crear y manifestar propósitos e intenciones a nuestro alrededor. Esto es posible porque al trabajar proyectando una energía específica, afectan positivamente el espacio en el cual se encuentran. 
Se trata de como utilizar cristales para proteger la energía de tu casa, fortaleciendo una vibración más saludable en tus espacios.

En nuestros hogares, podemos utilizar las propiedades de las gemas y cristales con diferentes fines: Protección, generación de abundancia, estimular las relaciones de las personas que viven allí y crear una energía de armonía y salud que potencie e inspire la energía de nuestros espacios.

Ágata: su  vibración emana armonía calmando el entorno.

Jaspe rojo: limpia la polución electromagnética y ambiental.

Citrino: la geoda de citrino atrae la riqueza, suerte y abundancia. Ayuda a disolver y transformar las energías trascendentes.

Selenita: en general es relajante. Su forma le produce mucha paz a las personas.

Esfera de cuarzo: armoniza todo el hogar. Aporta Chi yang soleado y natural.

Cuarzo rosa: su vibración transmuta las energías negativas y emana una energía que potencia la unión y el amor.

Fluorita: purifica y elimina todo tipo de toxicidad tanto de las personas como de los espacios y lugares.

Jade: se utiliza para limpiar los espacios de toda energía negativa, ya que purifica los ambientes.

Perlas: la tradición oriental dice que la perla atrae riqueza y suerte. Par ello se colocan en el noroeste de la vivienda; en el suroeste para atraer el amor; en el nordeste para favorecer el estudio y aumentar el conocimiento, y en el centro de la casa para estimular la armonía.

Pirita: llamada “piedra del hogar”, aporta bienestar y paz.

Sal marina: mejora la estabilidad y purifica el Chi, eliminando el Chi estancado y viciado. Absorbe además de las malas energías.

Cuarzo ahumado: aplicar sobre las líneas de presión geopáticas.

Malaquita: absorbe la contaminación del plutonio y protege contra las radiaciones de cualquier tipo. Debería ponerse en el hogar si la vivienda está cerca de una fuente de radiación nuclear natural.

También limpia la contaminación electromagnética y cura la energía de la tierra. Tiene una fuerte afinidad con la naturaleza.

Turquesa: disipa las energías negativas, limpia la bruma electromagnética y da protección contra los contaminantes ambientales.

Es recomendable colocar cristales en las ventanas.
 Al ubicarse allí, filtraran las energías negativas o bajas, actuando como barrera y elevando las energías saludables en tus ambientes. Además, serán filtrados por la luz natural y refractaran sus propiedades hacia todo el ambiente.

Utilizar  cristales de Cuarzo y Amatistas  para elevar la frecuencia energética de los ambientes. Como una de sus propiedades es la de potenciar y reforzar la espiritualidad, la intuición y la protección energética a través de reforzar nuestra conexión con la sabiduría superior, podemos ubicarlos en cualquiera de nuestros ambientes centrales como los comedores, el living, la cocina. Colocarlos en las ventanas para que trabajen como un escudo protector de las energías que ingresan a tus espacios. Además, de ser eficientes, resultan muy estéticos y embellecen el entorno.







                                           LUGARES DE TRABAJO

Usar un cristal de Ojo de Tigre y de Citrino en la zona del escritorio o el sector de la casa que utilizamos para estudiar y trabajar. En estos espacios, generalmente trabajamos para producir abundancia, creatividad, desarrollo personal y crecimiento económico a partir de nuestras capacidades. Estos cristales, aportan precisamente esas energías y   fortalecen la confianza en nosotros mismos recordando que si elegimos la actitud correcta y nos comprometemos con nuestros propósitos, somos capaces de generar toda la abundancia que deseamos para nuestra vida. Nuevamente, si existen ventanas en este ambiente, posiciona los cristales allí.

El lapislázuli se aconseja para personas con un trabajo creativo o que requiera buena expresión verbal.

Cuarzo citrino: purifica el ambiente, aclara la mente y potencia el desarrollo de nuevas ideas, al tiempo que facilita la concentración y el estudio.

Cuarzo: es aconsejable colocar junto al ordenador para que absorba las energías perjudiciales que éste emite.

Fluorita: lo mismo que el cuarzo.

Cuarzo ahumado: con la punta dirigida hacia el estudiante y colocado a medio metro de distancia, facilitará su capacidad de asimilación.





                                              DORMITORIOS

En las ventanas del dormitorio principal y las habitaciones restantes, utilizaremos cristales de Cuarzo Rosa, también ubicados en ventanas o en las esquinas. Estos cristales nos aportan serenidad emocional y templanza. Favorecen la comunicación amorosa y ayudan a sanar nuestras relaciones, reconectándonos con el amor verdadero. 

Son muy útiles, también, en casos de niños que tienen temor en las noches o dificultad para dormir en su habitación.El ámbar es una de las piedras más aconsejables. También podemos escoger una gema rosada o azul cielo. En caso de que el niño esté enfermo podemos usar gemas de color verde.

En la mesita de noche las más recomendadas son las de color azul, índigo o violeta como por ejemplo la amatista que nos aporta sosiego y el lapislázuli que nos induce a un sueño tranquilo.

Las piedras naranjas, rojas o negras no son adecuadas para la relajación.

En las habitaciones de personas mayores o enfermos el jade aporta longevidad, equilibra los órganos  y purifica el cuerpo. En el caso de sufrir pesadillas se puede utilizar un ónix bajo la almohada.

En una habitación de matrimonio el cuarzo rosa entre los cajones y en la mesita de noche para potenciar la vibración amorosa.

También podemos colocar una lámpara de sal ya que con la emisión de iones negativos hace que mejoren la respiración y el sueño.

Y, para reforzar nuestra protección de ambientes con cristales, podemos sumar una Turmalina negra en cada esquina que trabajará filtrando todas las energías residuales o bajas (Son aquellas, comúnmente, que llamamos “energías negativas”) y evitará que se acumulen en las paredes, protegiendo los ambiente y la salud general.





                                                           BAÑOS

En el interior del lavatorio se puede introducir un cristal de cuarzo redondeado o canto rodado y si lo colocamos en cualquier lugar del baño nos lo va a purificar y armonizará la atmósfera del mismo. También es aconsejable colocar  por el baño gemas de tonalidades celestes o verdes, como turquesa, jade o aguamarina.

A la hora del baño podemos introducir en la bañera una aventurina para relajarnos, o una piedra de color rosa si tenemos necesidad de tranquilizarnos y sentirnos más queridos. Si deseamos utilizar el baño para meditar y elevar nuestra visión interior, podemos optar por una amatista.







                                                                COMEDOR

Normalmente, el salón comedor es el espacio dentro de un hogar donde solemos pasar más tiempo y por ello es importante que exista una buena vibración que armonice y equilibre la convivencia.

Cuarzo citrino: limpia las vibraciones de la atmósfera y facilita la convivencia aportando a su vez alegría. El cuarzo citrino es un poderoso limpiador y regenerador. Genera calor, energética y altamente creativa ya que incorpora el poder del sol. Absorbe, transmuta, disipa y conduce a tierra la energía negativa, es un muy buen protector para el entorno, es uno de los cristales que no necesita limpieza. Es un buen protector del aura ya que actúa como sistema de señales anticipado para poder emprender acciones protectoras.

Cuarzo rosa: potencia el amor entre personas.

Agua marina: aporta paz y tranquilidad. El aguamarina es una gran estabilizadora, por lo que ayuda a las personas con dificultades de expresión y facilita el diálogo. Refuerza el campo magnético y trae buena suerte. Es la piedra de la verdad. Favorece la apertura del 5º chakra y potencia la comunicación con nuestro ser .

Selenita: ideal para los salones, ya que su energía protege y aporta paz.

Cristal de cuarzo: es un comodín cuyos amplios beneficios se prestan especialmente en los salones y es uno de los mejores limpiadores y neutralizadores de las energías negativas y de las radiaciones nocivas (televisión, ordenador, etc…). Si sostemenos un cristal de cuarzo en la mano, dobla el campo biomagnético, además genera electromagnetismo y disipa la electricidad estática. Si disponemos de un grupo de cristales de cuarzo o una drusa podemos recargar con ella todas nuestras piedras.

En la casa se crea un ambiente sano y limpio lleno de energía positiva que contribuye a la relajación y la paz en el hogar.

Cualquier talla es válida para estas aplicaciones, pero la pirámide y la esfera son, por su forma de irradiar energía, las más interesantes. Poniendo una esfera en la mesa de trabajo absorberá la energía negativa e incrementará la creatividad y la inspiración.

Este mineral nos ayuda a pensar positivamente.



Recordar ventilar diariamente los espacios para ayudar a limpiar la vibración y permitiendo que la casa se recargue y se sane a través de la luz solar. Los espacios que nos rodean nos representan y nos afectan. Por eso, debemos trabajar para embellecerlos y mantenerlos con una energía saludable y alineada a los propósitos que establecemos para nuestra vida diaria



No hay comentarios:

Publicar un comentario